lunes, 27 de octubre de 2014

EL TRAJE

Una mañana más la luz contaminada de un nuevo escándalo político nos ha deslumbrado, recordando pasados e idénticos amaneceres. - Me resulta agotador escribir más sobre esto - . Imagino que repugnancias podrían sentir sus zapatos al calzar a semejantes personajes, el asco que pudieran padecer el tapizado de los asientos de sus coches oficiales, o del horror que sufrieran sus trajes caros al tapar el cuerpo del delito, (nunca mejor dicho). Pobres objetos, que fueron diseñados para otros fines y que injustamente acabaron cómplices de respetables delincuentes. Pobres objetos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOLO COMENTARIOS RESPETUOSOS